¿Cómo elegir el mejor pan para tus jamones ibéricos?

¿Cómo elegir el mejor pan para tus jamones ibéricos?

Un buen jamón ibérico de bellota o un buen embutido ibérico de bellota no necesita acompañante, el solo se sobra y se basta para dejarnos disfrutar y saborear del auténtico y exquisito sabor de este manjar inigualable. Sin embargo, una rebanadita de pan nunca es mal compañero ante cualquier ibérico que se tercie. Pero, ¿es lo mismo una chapata que un baguette? ¿Qué variedad de pan casa mejor con cada tipo de ibérico? Y sobre todo… ¿Cuál es el mejor pan para los mejores ibéricos?

Jamón ibérico de bellota: el jamón ibérico de bellota tiene un sabor muy potente de por sí, es por ello que te recomendamos acompañarlo con un pan de sabor neutro que no interfiera a la hora de dejarnos saborear el auténtico sabor de la bellota. También es aconsejable emplear un tipo de pan de textura crujiente. En este sentido, las variedades de pan que mejor pueden casar con el jamón ibérico de bellota son por ejemplo el pan de coca de cristal, el pan rústico o los míticos picos.

Embutidos ibéricos de bellota: para los embutidos ibéricos te recomendamos panes artesanales de abundante miga para que absorba el sabor y el aroma del producto. Este es el caso de las hogazas de pan blanco. Estos panes se caracterizan por poseer una miga esponjosa y una corteza tostada y crujiente. Otra opción muy diferente es combinar embutidos ibéricos con pan de cereales como el pan de semillas, pan de nueces o pan de pasas.

Jamón ibérico cebo y recebo: el jamón ibérico de cebo o recebo es ideal para elaborar el famoso pan tumaca (pa ámb tomaquet, en catalán). El tomate empleado le dará un toque de frescor, sin embargo, no te lo recomendamos con el jamón ibérico de bellota ya que el tomate posee un sabor muy dominante y puede llegar a neutralizar el sabor de la bellota. Uno de los mejores panes para hacer pan tumaca es sin duda la chapata.

Pero como todo en esta vida, cada persona tiene sus gustos personales y sus costumbres propias a la hora de degustar cada tipo de ibérico. ¿Nos cuentas las tuyas?